Niño Malalengua “Tanto que romper”

Cuatro temas ofrecen poco espacio. En teoría, porque la sensación que queda tras un par de escuchas de este Primer Volumen de Arquitectura del Viaje “Tanto que romper” es que has escuchado de todo en apenas veinte minutos. Está lo ecléctico, y luego está Niño Malalengua.

Un intento descarnado por huir hacia adelante, por escapar de clichés y por no repetirse a sí mismos. Adios a los guiños folk y el coqueteo con la fusión boleropop  del pasado. Bienvenida sin ambages al inevitable y predestinado hermanamiento con Radio Futura o con ratitos del “Como la cabeza al sombrero“. ¿Retro? You wish. Los sintes presentes por todo el EP se retuercen como ya quisieran muchas bandas profetas del tecnopop. Ojo, estamos ante un trabajo con un mérito especial: tocar prácticamente todos los palos con éxito en tan sólo cuatro cortes no está al alcance de muchos.

Chucho muerde a Bono en los genitales en Los días rusos, guitarras parachuteadas parapetadas y lo que quede de decente en Chris Martin, que debe ser poco, pegándose cabezazos de arrepentimiento y penitencia contra los estribillos.  Aguanta la mirada a Auserón; Alberto Torres a nivel lírico es crema. Ramalazos de Grandaddy se adivinan entre la bruma de una producción intencionalmente oscura, densa. Momentos instrumentales de pop angustioso que firmarían Nudozurdo, pasajes oníricos que desembocan extrañamente en melodías tarareables.

De todo esto son capaces en el volumen 1. Esperamos el 2 y el 3 ansiosamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s